sábado, 9 de mayo de 2009

Perderle el miedo al ridículo


Una de las definiciones de "vergüenza" dice lo siguiente: "Timidez que una persona siente ante determinadas situaciones y que le impide hacer o decir una cosa". Este tipo de sentimiento es bastante común, y lo pasamos como algo normal y sin mayor importancia, sin darnos cuenta que muchas veces nos avergonzamos por cosas que no sabemos por qué razón están mal o que simplemente los están por normas morales anticuadas que truncan nuestra libertad de expresión.

Vivimos la mayor parte del tiempo con miedo a no encajar, al rechazo, a la exclusión, a la incomprensión. Es por esto que mucha gente se siente presionada a ser algo, un prototipo, a cumplir con lo que se supone debe ser, un caballero, una dama. En resumen, unos amargados, pues es su libertad la que se estan obligando a reprimir, por miedo. "En la boca de los tontos abunda la risa", ¡MENTIRA!; y si no nos reímos es que "somos unos enojones". Es así como vamos por la vida sin expresar nada, caminamos y son rostros muertos los que vemos, caras serias. Si una persona llora, en vez de dejar que se libere ¡le pedimos que se calme!; si alguien se pone a gritar, miramos con cara de reproche y vergüenza ajena al pobre tipo que encontró al elevar su voz la forma de expresar lo que sentía, cuando somos nosotros los que nos equivocamos.

Tenemos tanto que decir, queremos hacer tantas cosas, podemos lograr tanto. Pero para ello deberíamos aprender primero a perderle el miedo al ridículo.

3 comentarios:

Mikhail dijo...

No te equivocas, si le preguntas a cualquier conocido mio sobre mi, va decirte: "Es la persona mas distraída que puedas imaginarte" Varias veces me choque con palos de luz, personas, y estuve a punto de hacerlo también con autos (porque, como dijiste, vivo mas en mis sueños) Pero, no lo considero un defecto, más bien una característica que me costó asimilar. Supongo que por eso mismo que explicas tan maravillosamente; el miedo al rechazo, a esas miradas, miedo a ser lo que somos...

No se como haces para fijarte y detallar, en forma tan bonita, cosas que no lo son... Pero que es necesario nombrarlas, y enfrentarlas.

En las próximas semanas, tengo que hablar en público en diferentes cursos de mi escuela, por un proyecto de CONCIENCIA GLOBAL que estamos haciendo algunos estudiantes... ¡Enhorabuena tus palabras!

Suerte!

Conito dijo...

Concuerdo con el comentario anterior
a mi también me han dicho pava, pajarona y derivados
ya que muchas veces me rio de cosas irrelevantes como puntos o porque no logro abrir puertas de autos
y la mayoría de las veces la gente me mira raro por reirme sola de cosas que me acuerdo
pero ¿por que tomamos esto tan mal?
porque tan solo no nos expresamos sin importar lo que los demas sigan solo importando como nos sentimos nosotros?
Por estamos mismas razones no podemos ir a un lujoso restaurante sin haber leido 20 mil veces el manual de carreno
y no podemos ir al alto las condes andando con buzo
pero bueno despues de haber hecho a mariquita, denisse kitty y todo lo que hago cada día
en este caso especifico creo que deberian seguir mi ejemplo

Óscar dijo...

Algunas, tantas veces, que nos maneja de una forma tan hipócrita. Últimamente se ha convertido en algo intrínseco a las personas. Yo trato de luchar contra él en lo posible, aunque a veces le doy cabida para sentirme más humano.

Muy agradable leer lo que escribes, muy agradable.